NACIONAL GANÓ, GUSTÓ, GOLEO Y SE ACERCÓ A LA CIMA.

105
0

El Decano vapuleó a Boston River 6 a 0 por la fecha 8 del Torneo Apertura.

 

Nacional saltó al campo con cuatro variantes respecto al partido del pasado miércoles frente a Bragantino: Martín Rodríguez por la lesión de Sergio Rochet, Leandro Lozano y Nicolás Marichal le dieron descanso a José Luis Rodríguez y Leo Coelho y Felipe Carballo retornó al equipo por el suspendido Jonathan Rodríguez.

El Decano comenzó con un ritmo aplanador, que lo tuvo durante prácticamente todo el partido. Los dirigidos por Pablo Repetto iniciaron con gran intensidad, presionando alto en el campo sin dejar jugar a Boston River.

Ya en los primeros instantes Alfonso Trezza tuvo la primera oportunidad penetrando en velocidad y sacando un remate mano a mano que encontró tapar el golero.

Sin embargo, en el rebote de esa jugada, cuando transcurrieron 2 minutos de juego, llegó el primer gol del Bolso. Leandro Lozano atribuye un centro desde la banda derecha que bajó Emmanuel Gigliotti para que, de volea con la pierna zurda, Felipe Carballo envíea el balón al fondo de la red.

Ese inicio con un gol desde que el vestuario desarmó totalmente al equipo de Boston River, que no se reponerse ni encontrarle la vuelta al partido en ningún momento de la primera parte.

Nacional quería seguir de largo y luego de dos intentos fallidos lo conseguido. Sobre los 8′ Carlos Valdez cometió penal sobre Emmanuel Gigliotti, y el propio argentino quien ejecutó el penal, pero el portero adivinó y se lo contuvo.

Luego de esto, la jugada fue revisada por Christian Ferreyra en el VAR y decidió que el penal debía volver a ejecutarse. En esta ocasión Alex Castro remató y el arquero nuevamente contuvo el penal.

Increíblemente el VAR nuevamente, de forma correcta ya que el arquero se adelantó al igual que en el primer penal, intervino para que la pena máxima fuera rematada por tercera vez, y la tercera fue la vencida: Felipe Carballo tomó la pelota ya los 16′ Nacional se puso 2 a 0.

El partido era totalmente blanco. Nacional ahora tenía un resultado cómodo a favor y dominaba por completo al «sastre», que se desenfocó completamente y aunque lo intentó en algunos momentos no repararse reponerse de los «golpes» rápidos propinados por el Decano.

Manuel Monzeglio tuvo una chance de gol llegando a la media hora de juego, sacándose con un lujo al zaguero del sastre y rematando con potencia pero muy alto.

Pasada la media hora de juego hubo una jugada antideportiva sobre Alfonso Trezza que el árbitro revisó en el VAR y esperó que no era roja. El partido se desvirtuó unos minutos con esta revisión e inmediatamente Boston River intentó emparejar las acciones, cosa que Nacional no ayudó, marcando bien y replegandose de forma perfecta luego de perder la pelota.

Ya en tiempo de agregar Felipe Carballo comienza una gran jugada para que el Decano pusiera el 3 a 0. El capitán envió un pase largo para Alex Castro que llegó hasta la línea de fondo, tiró un centró bajo que Gigliotti dejó pasar para que definiera Alfonso Trezza, decretando una merecida goleada Tricolor.

Un 3-0 contundente que reflejó la superioridad que Nacional había mostrado en la cancha, pero lo más positivo para Repetto era que el equipo estaba jugando bien en todas las líneas y era contundente, algo que en otros partidos le había negado el triunfo.

Como era lógico, con el 3-0 Nacional salió a jugar el complemento con menor intensidad, teniendo en cuenta que el próximo miércoles deberá enfrentarse a Estudiantes por Copa Libertadores.

Boston River, ante la baja de intensidad del Decano, comenzó a tener un poco más el balón ya mejorar futbolísticamente, descubriendo chances de peligro antes de los 10′ que Martín Rodríguez rechazó de gran manera.

Tras esos primeros minutos donde el Bolso administró energías y se replegó, permitiendo que creciera Boston River, comenzó a imprimir intensamente ya presionar más alto en la salida.

Nacional cuando aceleraba dejaba claro que si quería volver a lastimar al local, y así lo hizo, a los 17′ adelantado el 4⁰ gracias a un gran derechazo de Diego Zabala que remató desde afuera del área y la mandó contra el derecho vertical.

El «sastre» sintió el impacto del gol, cayó rotundamente en el rendimiento, cometió varios errores no forzados que le permitieron a Nacional generar peligro.

Las bandas fueron de los puntos más altos del Decano en el partido, la velocidad de los laterales y los volantes marcaron una gran diferencia en el partido, primero Trezza y Castro y luego con el ingreso de Ocampo en el momento de mayor desconcierto de Boston River .

Nacional ganó gustó y goleaba, hacía lo que quería, y consiguió un nuevo tiro penal en el encuentro, generado por Brian Ocampo. Felipe Carballo tomó el balón para rematar la pena máxima y logró el hat-trick, decretando el 5-0 en Flores.

El show del Decano era total, y los goles no paraban de llegar, Boston River estaba totalmente desconectado en el partido, y tras una recuperación de Carballo en el fondo y una habilitación sensacional de Zabala para Franco Fagúndez que definió «pinchandosela» de forma exquisita al arquero y anotó el sexto gol Tricolor en la noche.

La superioridad de Nacional fue tan amplia como la diferencia que cumplió plasmar en el resultado, algo que le había costado en partidos como contra Wanderers, Torque e incluso Plaza Colonia.

Ganó, gustó, goleó y ahora espera por lo que pase mañana entre el líder Deportivo Maldonado y Wanderers.