Ni UPM NI SU TREN

528
0
Hace 45 años que vivió en Colón un barrio hermoso rodeado de árboles y donde nunca pasa nada, con esto quiero decir que los jóvenes que hay y muchos, (ya que tenemos dos liceos en la zona el Liceo N 9 y el Liceo 62), no tienen mucho para hacer, para ellos no hay una usina cultural, ni un lugar donde juntarse, ni un teatro donde poder hacer actividades.
Pero hablemos de otro tema, que de ese iremos informando…
Recuerdo esa tarde de Sábado me baje del bus y fue una sorpresa para mi ver en la querida Plaza Vidiella un grupo de Vecinos, Colectivos sociales como Our Voice , Artistas
Invitados, siendo voz de una protesta por el trazado del tren de UPM, y la negativa de circulación de ese tren, un tema donde a mi como vecina de este barrio nadie nos informó. pero que ya se está realizando.
Abajo dejo la nota de los voceros que estaban en esta actividad  que se organizó en la Plaza Vidiella:
¡¡¡  El gobierno, el MTOP y las Intendencias deben reconsiderar el trazado del tren de UPM ya !!!
Vecino, vecina ¿Sabe Ud.?
Que:
El tren que se está construyendo a lo largo de 273 km., en 4 departamentos, formó parte de los compromisos incluidos en el contrato firmado entre UPM y el Poder Ejecutivo y que provocará daños irreparables a la sociedad, al ambiente y a la economía uruguaya.
Mientras el Estado tendrá que pagar más de 5000 millones de dólares en obras para que se instale la empresa UPM, ésta no pagará impuestos operará en una zona franca y ganará 2 millones de dólares por día.
La vía férrea que se realizará para uso prioritario de UPM *compromete la vida de un sinnúmero de ciudades ya que las atravesará un tren con cargas peligrosas que pasará por zonas urbanas* densamente pobladas que causará altos impactos negativos y riesgos para los habitantes del lugar, además de pérdida de fuentes laborales en los comercios linderos, la desvalorización de las viviendas cercanas a la vía. No está previsto que haya trenes de pasajeros ni que otras cargas puedan utilizar esta vía.
La construcción de la vía férrea, pagada por los y las uruguayas a un costo mayor a 2700 millones de dólares, ya está perjudicando a la gente.
En este primer período de obra ya fueron afectadas varias casas de familia a consecuencia de los movimientos de tierra y con paredes quebradas por la acción de máquinas de gran porte operando en los barrios.
Se sucedieron lamentables accidentes de personas como consecuencia de la falta de precauciones para los vecinos que transitan por las zonas de las obras.
Se destruyeron estaciones de
trenes que habían sido declaradas Patrimonio Nacional al igual que ejemplares centenarios de flora autóctona.
El Ministro de Transporte reconoció que *no se han realizado estudios pormenorizados de suelo.*
*El supuesto » estudio » realizado por una empresa finlandesa* y pagado por el Estado uruguayo 5 millones de dólares, calculó 255 expropiaciones pero se tendrán que realizar más de 1040
 *El » estudio» se equivocó en el cálculo de servicios* (OSE, UTE, ANTEL, etc) que habría que atender a lo largo de la vía, *son por lo menos 1500 en vez de 187 como se había calculado.*
El informe tampoco tuvo en cuenta que se necesitan hacer más de 250 alcantarillas para permitir los pasajes de agua ni que la tierra era más blanda de lo prevista y hubo que removerla.
En muchos casos no se logra
estabilizar el terreno, el suelo permanece inundado y no se desagota a pesar de que hay bombas extrayendo agua en forma permanente.
Estos acarrea retrasos y gastos adicionales calculados en millones de dólares.
El gobierno *debe parar de inmediato esta obra y reconsiderar el trazado de la vía del tren de UPM* , se deben tomar por válidas las soluciones planteadas por técnicos uruguayos especializados consultados por los vecinos. No se debe permitir que un tren de las características mencionadas atraviese la zona urbana de nuestras localidades. Se debe respetar y no se deben avasallar los derechos de la gente que deben tener prioridad sobre los contratos firmados en forma inconsulta con la ciudadanía.
 Plaza Vidiella, Colón
NO AL TREN DE UPM
PH: Lourdes Milán