Bendita rockera

343
0

Por IDEA *1*

Una noche con la Navarro en sala del Museo

En la república independista de Villa Urquiza, como a la multifacética Mónica Navarro gusta llamar a la ciudad bonaerense que la vio nacer al promediar el siglo cambalache, que está
confinada hace 9 meses por la pandemia del Covid 19, la madre de esta versátil artista que con sus canciones y periplo de vida demuestra tener los ovarios que más de un ¨macho¨ con tres testículos envidia.

Por eso la cantante que el viernes 3 se presentó junto a su banda en Sala del museo su último disco Maldigo agradeció más de una decena de veces la ·bendición” de brindar un show en vivo gracias a la libertad responsable de la que hacemos uso cumpliendo
los protocolos sanitarios.

Decir Navarro es evocar rock en su estado natural, expresión que a lo largo de su carrera ha maridado con suma exquisitez con el tango y otras facetas menos conocidas como la actuación y, la pintura.

Tan real como ella que lejos de los flashes tiene una vida normal como cualquier charrúa Y es tal vez esa ¨garra” la que la hizo superar por dos veces un maldito cáncer de
mamas con la hidalguía, que «tal vez»»o sin tal vez» solo una madre como ella puede afrontar.
Nominada a los premios Grafiti en la categoría solista femenina y a los 52 años una Navarro histriónica dispara una tras otra canciones de un repertorio esencialmente rockero que invita
al pogo como aquellos recitales pos dictadura con La Tabaré.

Acompañada por Hernàn Rodríiguez en guitarra, Diego Varela en bajo e Irvin Carballo en batería , Navarro dejó bien en claro que no e s asintomática ni mucho menos al rock porque lo tiene en la sangre y no hay tapabocas que interponga.

Al menos es “como yo lo siento, tal el título de uno de los tracks del último trabajo de esta dama que parece bendecida para el género musical más popular tanto en Nueva York como en el Río de la Plata

 

Por IDEA *1* es el brazo editorial de la fundación ACVIDEA del periodista Denis Dutra (acvidea.org.uy)